En primer lugar aparece “el sitio”, un terreno inmerso en un paisaje único, imponente, abrumador por su belleza que hipnotiza la vista. Presentes en este paisaje  aparecen el anhelo de la pareja que nos convoca a pensar su refugio.  Un refugio para contemplar y compartir actividades que ambos disfrutan: la escritura, lectura y la fotografía. Un refugio que sirva como huella en este paraíso.  

Pensamos la casa como un objeto – refugio para atrapar el paisaje, que funcione como los múltiples lentes de una cámara fotográfica. En un ambiente abarcador, se individualizan visuales – a modo de tomas fotográficas, y se definen usos y acciones particulares que conviven entre sí.
Las vistas interiores atraviesan los ambientes y se cruzan para enfocar más allá.

El área de estar, de charla, de reunión  (AREA DE OCIO) se expande hacia el lugar de producción (AREA DE OCIO PRODUCTIVO), al comedor-cocina, al área de actividades físicas. Las acciones se separan pero se nutren unas de otras. De esta manera conseguimos  que los pequeños que cada ambiente gane amplitud y aumente sus posibilidades de contacto con el entorno.
Las expansiones refuerzan la idea de continuidad  interior-exterior. Un deck de madera flota sobre el paisaje a continuación del estar. El comedor-cocina disfruta de una pequeña terraza ubicada al noreste, reparada del viento y con excelente asoleamiento.  
Uno de los dormitorios se ubica en la planta superior, la principal, el segundo dormitorio aprovecha el desnivel del terreno, y se dispone en la planta inferior, en contacto directo con el sector bajo del lote. Ambos dormitorios son independientes del resto de las actividades pero buscan gozar también de las vistas del paisaje.

Dispusimos un baño para cada planta en relación directa con los dormitorios pero con uso compartido para el resto de la casa.

Generamos el proyecto a través de tres prismas de diferentes alturas que se interceptan y comienzan o finalizan en grandes ventanales a modo de teleobjetivos.
  
Materiales y estructura
El revestimiento exterior será de piedra de la zona el mismo actuara como una piel en la obra y cubrirá toda la forma.  Los pisos interiores se revisten con piedra laja regular pulida. La expansión principal se eleva sobre el terreno mediante una estructura metálica, liviana y vinculada a la estructura principal de hormigón armado.  Los grandes ventanales contarán con marcos y hojas de madera de Raulí, doble y triple vidriado hermético según la abertura, con el fin de obtener una óptima aislación térmica. La estructura portante será de hormigón armado y los cerramientos verticales de ladrillo macizo, aislación de celulosa proyectada interior y revestimiento de placa de yeso. El techo contará con el mismo tipo de aislación térmico que los muros pero con una capa de mayor espesor, ubicada entre la estructura de madera.