Una familia encontró el lugar perfecto para tener una casa de vacaciones, de reunión, de descanso y nos encargó el proyecto de la misma. Desde el principio sentimos el desafío de ubicar una obra sobre este paisaje inigualable, a unos kilómetros de la ciudad de Bariloche, frente al Lago Nauhel Huapi. 
El programa incluye un amplio estar, comedor y cocina que debían vivirse como un único y amplio espacio, un estudio, recepción y baño en la planta alta. En la planta inferior  dos dormitorios con sus respectivos baños, dormitorio principal en suite y un área de estar íntimo. 
La planta alta se ubica en relación con el nivel de acceso vehicular, que desciende desde la calle superior. La envolvente de chapa en muros y techo genera una pieza que se cierra y se vuelve más opaca  hacia el acceso y se abre de manera completa para abarcar en su totalidad la vista al lago, sin interrupciones.  Un patio terraza divide los ambientes-  recepción, estar y estudio-  y nos invita descubrir la vista infinita. Hacia el oeste se extiende la terraza principal, lugar de encuentro y de juego. 
El vidrio es la segunda piel que envuelve el espacio, transparente, incolora y a veces también reflectiva. 
El interior también con un envolvente continuo de a madera de la lenga, madera de fuerte impronta patagónica,  cubriendo  los pisos, paredes y techos. La uniformidad del material provoca un marco que destaca el paisaje.
La escalera desciende al segundo nivel donde se encuentra el estar íntimo, que se conecta con el exterior de manera directa y frontal. Frente  a este local dispusimos una pileta longitudinal que salva el desnivel con el terreno en pendiente y un patio para ampliar las posibilidades espaciales del interior. 
El dormitorio principal está ubicado contiguo al estar íntimo. Creamos un dormitorio de uso dinámico entre el vestidor, él área de duchas, baño y área de descanso, un recorrido variable determinado por las diferentes acciones.
Opuesto al dormitorio principal ubicamos los dos dormitorios restantes.  Uno de ellos con baño privado, y otro con un baño compartimentado. El uso de la casa se planea con frecuentes visitas de amigos y familiares, de manera que se hizo hincapié en la comodidad y practicidad de los usos. 
El volumen inferior lo trabajamos en piedra junto con un zócalo que vincula y afianza la casa al terreno. La madera y el vidrio que encierran el estar íntimo y el dormitorio se trabajan como una piel continua, liviana, protegida por la gran losa del volumen superior, buscando enfatizar el voladizo que surge sobre ellos. 
La estructura de la planta alta se realizará en perfilaría metálica, muros compuestos de capas donde cada elemento cumple una función específica:  cerramiento, aislación hidrófuga,  estructura, aislación térmica, terminación interior. 
El cuerpo inferior se trabajará de manera tradicional, estructura portante de hormigón y cerramiento de mampostería, recubierto por piedra negra.