Los clientes, una pareja de fotógrafos profesionales interesados y estudiosos  de la meditación, nos contactaron con la idea de elegir un lote para construir un complejo turístico de pocas unidades y albergar su propia casa en san Martín de los Andes. Desde el inicio entablamos una afectuosa amistad que enriqueció el resultado del proyecto KalaSur.
Como primer variable contábamos con un presupuesto acotado, y contamos con la responsabilidad de estar encargados de la compra y elección del lote, como resultado mirábamos el lote en función de la encomienda, de las necesidades programáticas, estéticas, formales y técnicas y como podría el mismo potenciar y enriquecer el emprendimiento que debería ser un éxito  comercial para el cliente y arquitectónico para el estudio, siempre creemos que estas condicionantes van de la mano. Finalmente se nos presento un terreno en Altos del Sol, barrio ubicado junto al centro de San Martín de los Andes, pero que permite disfrutar de excelentes vistas, mayor amplitud y un gran bosque a pocos metros del centro de la ciudad, ideal para un destino turístico. 
El Lote es en si un accidente geográfico a pequeña escala que por su centro convergen dos valles formando un pequeño cañadón, en el mismo se sitúa una vertiente natural que aflora en forma de arroyo, antiguamente el lote era parte de un antiguo vivero donde en el mismo se plantaron especies invasivas como el pino Oregon y Larix que reutilizamos para el revestimiento del apart luego. El bosque y el arroyo a pesar de la depresión existente dieron lugar a un magnifico escenario que estuvo a la espera de que alguien se diera cuenta de su gran potencial y por suerte tuvimos esa posibilidad.

Para el proyecto tuvimos en cuenta las orientaciones, los niveles del lote, sus acceso y el programa, como conjugar una vivienda permanente pensada para esta pareja con el apart hotel tres estrellas de pequeña escala de uso exclusivamente turístico.
Un sin fin de temas entraron en juego, la versatilidad de las unidades, su ambientación  su relación con este entorno inmediato, la orientación, la privacidad, todo esto en intima relación con nuestra visión sobre la arquitectura.
Si bien la acción de atravesar el hotel es muy importante cuando uno se topa con la obra pensamos siempre en una lectura clara, en contar con diferentes materiales, utilizamos el hormigón armado, la piedra, la madera y la chapa pero esta ves no solo como techo si no como cerramiento, queríamos que el techo y la pared se leyera como un volumen mas dentro de nuestro edificio. Fuimos separando los materiales en función de la ambientación de los apartamentos dos de madera dos de mampostería y que los clientes puedan rotar de ambientación  pensamos en el recorrido visual del edificio.