San Martín de los Andes se convierte día a día en refugio para quienes buscan un ambiente tranquilo para vivir y para estar más cercanos a la naturaleza. Se nos pidió justamente diseñar esta vivienda con este propósito, en un lote ubicado en el barrio Estancia Los ñires, cuya vista lejana son los cerros que rodean el Lago Lolog. Esta pareja, fanáticos de las plantas y el verde tanto en el interior como en el exterior, nos sugirió que la casa incluyera un espacio donde cultivar plantas que no pudiesen sobrevivir a la intemperie en la Patagonia. Esto fue el disparador principal del proyecto, por lo que decidimos que la casa se volviera en un recorrido que pudiera nutrirse de este espacio verde interior y a su vez atrapara las vistas de la naturaleza circundante, donde el afuera traspasa el interior y el interior se transforma en afuera. Decidimos ubicar la vivienda paralela a las cotas de nivel del terreno, en el área más alta pero que afectara de menor modo el bosque que se encuentra hacia el sureste del lote. La planta baja alberga el acceso principal, que es parte del gran patio interior, los servicios y los dormitorios de visita. El patio central es un espacio en sí mismo, que será usado para realizar tareas de jardinería así como otras actividades de ocio. Este gran espacio conecta los dos niveles de la vivienda, la escalera principal es parte de este recorrido, y desde la planta alta, el gran espacio central fluye hacia el estar y el comedor por un lado y hacia un estudio y área de trabajo. Todos estos espacios están acompañados por ventanales continuos que abarcan ambos niveles, incorporando la naturaleza exterior. Los dormitorios principales en el extremo suroeste de la casa comparten una expansión elevada sobre el bosque que desciende a un pequeño hilo de agua que surca el terreno. La forma de la casa se trabajó de manera clara y sintética, queríamos que actuara como un marco sólido y definido que encuadrara las vistas hacia los diferentes puntos, y donde se destacase el recorrido interior en torno a los elementos naturales. La paleta de materiales ayuda a definir las formas, la piedra gris envuelve los volúmenes que se rompen por los grandes ventanales, que a su vez exponen la estructura de acero negro. La estructura de hormigón armado se usó en fundaciones y losas para terminar con estructura de vigas y columnas exentas de perfiles de acero en la planta alta y el techo. Los cielorrasos del techo continuo y los revestimientos interiores se destacan por la madera de raulí, que aporta calidez a los ambientes. De esta manera la madera no queda expuesta a la intemperie y no es afectada por el sol y la humedad del ambiente. Los propietarios apuestan ampliamente al uso de energías renovables, por lo que trabajamos en conjunto con SyRenergía, asesores especializados en el tema, para incorporar una secuencia de paneles fotovoltaicos que proveerán de energía eléctrica sustentable a la vivienda, y mediante un medidor de doble sentido entregarán energía a la red. También contará con calefacción y agua caliente apoyados por un sistema de paneles solares que proveerán de agua caliente en los días de suficiente radiación solar.